Resultado de imagen de bibliobuses toledo

Bibliobuses de León

No sólo es tarea y obligación de la biblioteca pública satisfacer eficazmente las necesidades de información, conocimiento, formación o cultura de los usuarios que la visitan (los que físicamente van a ella). La biblioteca pública también debe intentar acercarse a aquellos usuarios que por una razón u otra no pueden ir por propia iniciativa al emplazamiento físico de la biblioteca.  Es por ello, que existe en estas bibliotecas un servicio que denominamos “extensión bibliotecaria”: es decir, la biblioteca alarga su radio de acción para acercarse a nuevos y potenciales usuarios de la misma, sobre todo por la imposibilidad de que éstos vayan por sí mismos.

El manifiesto de la UNESCO de 1994 sobre bibliotecas públicas, al que ya hemos hecho alusión anteriormente, afirma en este sentido, en su apartado de Funcionamiento y Gestión de bibliotecas públicas, que:

“…los servicios han de ser físicamente accesibles a todos los miembros de la comunidad. Esto requiere que los edificios de las bibliotecas públicas estén bien situados, con buenas condiciones de lectura y estudio, tecnologías adecuadas y un horario suficiente y apropiado a los usuarios. Supone así mismo servicios de extensión para quienes no pueden acudir a la biblioteca”.

Formas o maneras de llevar a cabo este acercamiento a personas que no pueden acudir a la biblioteca son:

  • Bibliotecas móviles.
  • Bibliotecas sucursales.
  • Bibliotecas especiales

Ejemplo de Servicio de extensión bibliotecaria. Bibliobuses de la Provincia de Toledo

 

Resultado de imagen de bibliobuses toledo

 

 

Servicio a minorías:

             La biblioteca pública, ya lo hemos visto al hablar de sus características principales, tiene que ser un servicio para la comunidad. Un servicio que también debe servir a los grupos minoritarios que no forman parte del perfil tipo de persona que acude a la biblioteca. Veamos a qué nos referimos; los grupos minoritarios a los que también debe servir la biblioteca pública son, fundamentalmente:

  • Niños y jóvenes: la biblioteca tendrá una sección dirigida a niños y jóvenes. Es bueno fomentar en ellos los hábitos de lectura y formación y consolidar el uso que hacen de la biblioteca.
  • Discapacitados: La biblioteca pública debe habilitar espacios para personas minusválidas e incapacitadas, además de adecuar los materiales para que puedan consumirlo este tipo de personas (por ejemplo, libros para invidentes).
  • Minorías étnicas y lingüísticas: Debe haber en la biblioteca documentos en otros idiomas y de interés para personas de otro idioma y otra nacionalidad diferente a la que se encuentra inmersa la biblioteca (tendencia a bibliotecas multiculturales).
  • Escuelas: Se debe practicar el préstamo colectivo a escuelas, además de la organización de visitas y actividades para los alumnos.

 

 

 

 

Enrique Navas Benito / Auxiliar de Biblioteca

academia auxiliar de biblioteca

!Fórmate con nosotros! !Consulta nuestros cursos homologados y cursos/temarios de oposiciones!