codice_calixtino

Monografía impresa antigüa anterior a 1801

En todo este tiempo de ejercer como preparador de oposiciones a bibliotecas, una de las preguntas más frecuentes del alumno es… ¿Qué año separa a las publicaciones modernas de las antiguas? Bien, como en otras muchas cuestiones en Biblioteconomía, el debate está servido. No hay una certeza ni unanimidad al respecto, aunque me quedo con esta explicación de José Luis Herrera Morillas, Profesor de la Facultad de Ciencias de la Documentación y la Comunicación en la Universidad de Extremadura.

Afirma Morillas (2013) que el año fijado por la IFLA y aceptado por las grandes instituciones bibliográficas para establecer la frontera entre libro antiguo y moderno es el 1801. Es decir se establece el año 1800 inclusive, pues, a partir de él se entiende que los cambios producidos en la imprenta dan lugar a una nueva etapa. Pero, debido a que esta transformación de la imprenta se hizo de una forma progresiva en los primeros años del siglo XIX, hay quienes consideran como fechas más acordes con la evolución real del libro impreso otras más tardías en función de esta evolución en cada lugar, como ocurre en los textos analizados.

Y continúa afirmando que este asunto lo expone muy claramente Martín (2004), indica que los libros impresos antiguos son los más primitivos (incunables y los post-incunables) y los diferencia de los posteriores, pertenecientes al denominado “periodo de la imprenta manual”: “es decir desde 1521 a los primeros años del siglo XIX en que descubrimos, dentro de los talleres de imprenta una lenta evolución tecnológica, o dicho de otro modo, en que vamos encontrando a medida que transcurre el tiempo, una mejor organización del trabajo y un mejor aprovechamiento del instrumental, pero no un cambio real en las fórmulas de fabricación. El comienzo del denominado periodo de la imprenta mecánica, como puede el lector suponer, carece de una fecha de arranque coincidente en todos los lugares. Hay pues quien se inclina en cerrar el periodo de la imprenta manual y por tanto el final del uso apropiado de la denominación libro antiguo en 1800, una solución bibliográficamente cómoda; pero es mucho más frecuente la alusión a 1820 como fecha tope”. Por todo ello, las normas dejan cada vez más a criterio del catalogador la decisión de aplicar una normativa u otra respecto a la fecha límite entre libro antiguo y moderno, en función de si el libro está realizado mecánicamente o bien manualmente. De este modo, las “grandes instituciones bibliográficas” se están decantando también por esa opción, como es el caso de la Library of Congress.

 

Enrique Navas Benito / Director de la Academia Auxiliar de Biblioteca

 

 

Herrera Morillas, José Luis (2013). “La gestión de las colecciones de fondo antiguo en las bibliotecas universitarias españolas : análisis de los textos normativos”. BiD: textos universitaris de biblioteconomia i documentació, núm. 30 (juny) . <http://bid.ub.edu/es/30/herrera.htm>. DOI: http://dx.doi.org/10.1344/BiD2013.30.15 [Consulta: 02-08-2017].
academia auxiliar de biblioteca

!Fórmate con nosotros! !Consulta nuestros cursos y temarios oposiciones!