Enrique Navas Benito / Academia Auxiliar de Biblioteca

Imagen extraída de la Web Rumbofamiliar

Los de nuestra generación (mediados de los 70, en mi caso) nacimos en un mundo bibliotecario bastante precario e insignificante y, muchos de nosotros, no relacionamos la biblioteca con un lugar cotidiano y habitual en nuestra etapa infantil. A día de hoy, sin embargo, aunque la biblioteca sigue sufriendo problemas de escasez de recursos (unas más, otras menos) las infraestructuras, actividades, servicios, colecciones, etc. han mejorado enormemente. Quiero en este post argumentar 10 razones (espero que convincentes) por las que un padre/madre actual debe llevar a su hijo/a o hijos/as pequeños/as a la biblioteca, con todos los beneficios que ello va a conllevar para los niños de la casa.

 

Llevar a nuestros hijos a la biblioteca va a conseguir lo siguiente:

Incorporar la biblioteca a la cotidianidad del niño: sería un gran logro conseguir que la biblioteca sea para el niño un lugar habitual de visita en su vida cotidiana, al igual que el parque, su lugar de juegos o que la casa de sus amigos. Es decir, incorporar la biblioteca a lo cotidiano; de esta manera, el niño aprenderá a amar la biblioteca y, es más, terminará necesitando ir a ella de manera asidua en su etapa infantil y, más adelante, como adulto. La biblioteca se convertirá en parte de la vida del pequeño.

Que el niño aprenda a hacer un uso responsable de la tecnología: hay un debate abierto, de eso no hay duda, sobre la conveniencia o no de que nuestros pequeños (que son nativos digitales) tengan un contacto tan seguido e intenso con las nuevas tecnologías. Hay especialistas que opinan que no es recomendable, otros que sí, pero lo que sacamos en claro es que todo, en exceso, es perjudicial. Sin embargo, en la biblioteca el niño va a comprender y asumir el lado beneficioso de la tecnología, ya que ésta estará vinculada a la lectura, la búsqueda de información, el aprendizaje… la biblioteca va a jugar un importante papel en este sentido.

Consolidar  en el menor el hábito lector: una de las principales misiones de la biblioteca pública en lo que a niños se refiere es conseguir que éstos adquieran el hábito lector o, si ya lo tienen, consolidarlo. Los pequeños van a tener a su disposición un tercio de la colección de la biblioteca habilitada como infantil; actividades como los cuenta cuentos, “la hora del cuento”, teatros, etc. Y, sobre todo, un ambiente propicio para que fluyan las ganas de leer.

Socialización: qué mejor lugar para establecer contacto con otros niños que las zonas infantiles de la biblioteca, y además con el objetivo común del aprendizaje, el juego y la lectura

Mejora de aptitudes/actitudes emocionales: sin duda, con la lectura y el juego como intermediarios, y la relación con bibliotecarios especializados, padres y otros niños, el niño va a mejorar actitudes/aptitudes emocionales como: la paciencia, la tolerancia a la frustración, el sentido del humor, la convivencia, etc.

El niño debe relajarse: los niños, aunque sean niños, también se estresan. La vida social, el colegio, la familia… sería maravilloso que nuestros pequeños supieran que tienen en la biblioteca un lugar para relajarse.

El niño debe divertirse: la gamificación en bibliotecas consiste en aprender a través del juego; éstas cada vez están incorporando más a sus servicios profesionales esta forma de actuar. El beneficio para el niño es tremendo. Un niño sólo aprende si se divierte.

Conocer desde una edad temprana el acervo local y/o provincial: nunca está de más que nuestros hijos comiencen desde pequeñitos a conocer nuestra localidad a través del Servicio de Información Local o la Colección local, evidentemente, mediante adaptaciones que la biblioteca realice de ésta para los pequeños.

Aprender a compartir: en la biblioteca, en los juegos de aprendizaje y animación a la lectura, el niño estará acompañado de otros niños y deberá, si quiere pasarlo bien, aprender a compartir.

Familiarizarse con los espacios de una biblioteca: si el pequeño se familiariza desde temprana edad con los espacios y la división de éstos habituales en una biblioteca, cuando sea adulto su movimiento en la misma será mucho más fácil y productivo.

 

 

 

Enrique Navas Benito / Academia Auxiliar de Biblioteca

academia auxiliar de biblioteca

!Fórmate con nosotros! !Consulta nuestros cursos homologados y cursos/temarios de oposiciones!