Máscaras de caras

Imagen extraída de la Web “El Psicoasesor”

La biblioteca no sólo nos proporciona información o cultura, también cualidades emocionales y  habilidades personales. Pues bien, acudir asiduamente a la biblioteca, tengamos la edad que tengamos, nos va a hacer crecer interiormente. He recopilado 5 consecuencias o beneficios en cuanto a habilidades personales e inteligencia emocional que nos proporciona el ser frecuentes usuarios de una biblioteca.

Son éstas (aunque hay muchas más):

1.Activación de la curiosidad. Cuando alguien va a la biblioteca, sólo conoce (con excepciones) el 10-15% de lo que ésta puede ofrecerle. Una vez allí, los catálogos, la cartelería, los folletos, los bibliotecarios, las propias estanterías en libre acceso, el OPAC, las guías de usuarios, las actividades de Formación de usuarios, la puesta en práctica de ALFIN… y muchas más cosas, activan nuestro interés para averiguar todo lo que está a nuestro alcance. Y nos volvemos más curiosos con el paso del tiempo.

2.Fortalecimiento de la paciencia. En la biblioteca, a veces, hay que esperar. No somos los únicos. Esperar porque el libro que queremos está prestado; esperar porque el periódico que buscamos está siendo leído; guardar cola para sacar un documento en préstamo…

Resultado de imagen de usuario biblioteca

Imagen extraída del Blog www.julianmarquina.es

3. Fomento de la autonomía informacional. ALFIN ha inundado las bibliotecas con la fuerza de un maremoto. Los bibliotecarios y la propia biblioteca fomenta la autonomía en la búsqueda y uso de la información en el visitante de la biblioteca.

4.Fomento de la autonomía digital. Pues también la biblioteca actual pretende y hace esfuerzos para que el ciudadano, pese a no ser un “nativo digital”, tenga las competencias suficientes para poder involucrarse en un mundo donde las TICs ya no son simplemente un plus, sino una necesidad.

5. Capacidad para llegar al encuentro con uno mismo y con los demás. Para encontrarnos con lo demás, es imprescindible encontrarnos primero con nosotros mismos. Muchas personas viven inmersas en una vorágine de estrés, rapidez y desasosiego. La biblioteca, por su parte, tiene el antídoto para estas enfermedades emocionales del siglo XXI: paz, serenidad, cultura, orden… el contexto es el ideal para volver a encontrarnos con nuestro yo.

 

 

 

Artículo escrito por Enrique Navas Benito / Director de la Academia Auxiliar de Biblioteca

academia auxiliar de biblioteca

!Fórmate con nosotros! !Consulta nuestros cursos y temarios oposiciones!