bibliotecario

La figura del Auxiliar de Biblioteca…

En las bibliotecas, como en cualquier lugar donde se trabaja y hay una organización del tiempo, funciones, etc. existen una serie de figuras profesionales. Está, por un lado, el denominado “personal bibliotecario” (subgrupos superiores) y, por el otro, el a mi modo de ver erróneamente denominado “personal de apoyo”. Digo erróneamente, porque ese personal de apoyo, bajo mi punto de vista, está formado por bibliotecarios en toda regla…

Pues bien, el personal de apoyo en bibliotecas lo forman el Auxiliar y el Técnico Auxiliar, pero hablaremos sólo del Auxiliar, ya que se prescinde de la figura del Técnico Auxiliar en el último informe del Grupo de Perfiles Profesionales del Consejo de Cooperación Bibliotecaria que enumera el listado de temas necesario para oposiciones a biblioteca, elaborado en 2020, donde sólo se reconoce a Auxiliares, Ayudantes y Facultativos,  seguramente porque así lo hace el Ministerio de Cultura y la propia Biblioteca Nacional de España en su organigrama bibliotecario. Aunque, sin embargo, contradictoriamente, dicho grupo de Perfiles Profesionales del CCB sí incluye al Técnico Auxiliar de Bibliotecas como un perfil profesional propio en la segunda edición (2013) de su informe: Perfiles profesionales del Sistema Bibliotecario Español: fichas de caracterización.

Por lo tanto, voy a utilizar este post para explicar, también de manera subjetiva (la objetividad, ya se sabe, es una fantástica utopía) cuáles son las 10 premisas intocables y fundamentales que deben tenerse en cuenta para ser un/a buen/a Auxiliar de Biblioteca..

Auxiliar de Biblioteca

La profesión de Auxiliar de Biblioteca… ¿Te interesa?

Los 10 mandamientos del Auxiliar de Biblioteca

1.Formarse y titularse seriamente en la profesión de Auxiliar de Biblioteca, que, aunque no tenga en España estudios reglados, sí que existen cursos privados muy adecuados para adquirir las competencias necesarias para poder desempeñar esta profesión. Por supuesto, la opción de opositar es la más viable, ya que el acceso a esta categoría profesional es en la mayoría de las ocasiones a través de organismos públicos aunque también haya, cada vez más, ofertas de empleo privado. El Auxiliar de Biblioteca, cuando es personal funcionario, pertenece al Subgrupo C2.

2.Realizar cursos y programas de formación continua para estar siempre actualizado y ser un profesional al día en las competencias que desarrolla el Auxiliar de Biblioteca

3.Concienciarse de que el usuario de la biblioteca es el objetivo final de todo lo que hacemos. Trabajamos por y para él/ella

 

Anuncio convenio auxiliar de biblioteca y baratz

Incorpora una titulación en AbsysNet a tu curso de bibliotecario profesional

4.Poseer las principales habilidades sociales y de inteligencia emocional que debe poseer alguien que atiende de manera intensa y frecuente a personas. Hablo de empatía, paciencia, asertividad, escucha activa, etc. Este artículo escrito por quien suscribe este post puede resultarnos muy útil a este respecto: “La Inteligencia Emocional: una herramienta bibliotecaria poco glamurosa, pero tremendamente efectiva en la atención al usuario/a”

5.Conocer el funcionamiento del Módulo de Circulación del Sistema Integrado de Gestión Bibliotecaria que use la biblioteca. Va a ser nuestra herramienta diaria de trabajo.

6.Conocer el OPAC de la biblioteca perfectamente. Sus funcionalidades y, por supuesto, las opciones de búsqueda documental. El Auxiliar de Biblioteca va a usar mucho el OPAC para encontrar documentos que demandan los usuarios y también va a tener que ayudar a usarlo a los propios visitantes de la biblioteca.

Curso Auxiliar de Biblioteca profesional

Fórmate con nosotros, trabaja en una biblioteca…

7.Conocer la normativa de préstamo y de consulta/comportamiento en sala de la biblioteca al dedillo. Una de nuestras principales funciones es todo lo relacionado con el préstamo de documentos y los servicios ofrecidos en la sala por parte de la propia biblioteca

8. Conocer la colección física y virtual de la biblioteca. No podemos ayudar a un usuario que tiene demandas sobre la colección si no la conocemos. Y por supuesto, saber perfectamente sus reglas de ordenación, ya sea para signaturas topográficas en libre acceso o en depósito.

9.Tener los conocimientos básicos suficientes para hacer un plan diario de conservación de la colección y de restauración básica de documentos cuando sea necesario. La colección física debe ser mantenida y reparada adecuadamente

Google y la biblioteca

Los bibliotecarios son una fuente inagotable de respuestas

10. Dominar el tratamiento físico de los fondos: tejuelado, sellado, anotación de números y marcas en los documentos, magnetizado, etc. El Ayudante y/o Facultativo de Bibliotecas se encargará del Análisis Documental, más técnico y relacionado con la Biblioteconomía, y el Auxiliar y el Técnico Auxiliar, en ese proceso que comienza desde que tenemos los libros hasta que se ponen a disposición del usuario, tratarán dichos documentos desde el punto de vista material o físico.

Artículo escrito por Enrique Navas Benito / Director de Auxiliar de Biblioteca y de la revista Desiderata

 

 

academia auxiliar de biblioteca

!Fórmate con nosotros! !Consulta nuestros cursos/temarios de oposiciones y de formación profesional!