Resultado de imagen de biblioteca especializada

Podemos admitir sin temor a equivocarnos que en la mayor parte de las bibliotecas especializadas la colección tiene tres principales componentes…

  1. Información publicada: publicaciones periódicas, monografías, normas, patentes, u obras de referencia.
  2. Información generada internamente por la institución en que se ubica la biblioteca: literatura gris, informes, proyectos, etc.
  3. Información disponible a través de fuentes externas a la institución: bases de datos y catálogos de otras instituciones, Páginas Web, etc.

Así lo demuestra Agnès Ponsati Obiols de la Unidad de Coordinación de Bibliotecas del CSIC, en su artículo “Las colecciones en las Bibliotecas especializadas: el caso CSIC, hacia una colección digital  “ cuando habla de las colecciones:

Las colecciones del CSIC se caracterizan por su alto nivel de especialización, su amplia cobertura temática en todas las áreas de investigación que cubre el CSIC. La amplitud cronológica de las mismas es más destacable en las bibliotecas del área de Humanidades y Ciencias sociales que en las áreas más científico-técnicas, donde la obsolescencia de la literatura científica es un factor más determinante. Son colecciones que se vienen formando desde la creación del CSIC en 1940, y algunas son heredadas de los antiguos institutos de investigación de la Junta de Ampliación de Estudios.

La tipología documental es variada, aunque el grueso de las colecciones está formado básicamente por monografías y revistas, aunque también cuenta con material cartográfico, soportes audiovisuales, manuscritos, fotografías, láminas y dibujos.

Los formatos impresos siguen imperando, aunque en los últimos 7 años se ha producido una importante migración hacia los soportes digitales, en especial en el área de las publicaciones periódicas fruto del importante auge de la edición digital en el campo científico.

Resultado de imagen de biblioteca especializada

Principales documentos que contienen las colecciones de las bibliotecas especializadas

Hablaremos ahora del tipo de documento y no del formato.

  • Publicaciones periódicas: puesto que la actualidad es quizás la virtud o característica más demandada en una biblioteca especializada, las publicaciones periódicas constituyen unos de los materiales más abundantes en estas bibliotecas.
  • Literatura gris: documentos que contienen información no comercializada pero que suele ser muy especializada (ver epígrafe posterior, donde abundamos en este concepto).
  • Publicaciones oficiales: Publicaciones editadas y publicadas por organismos oficiales.
  • Normas: Normativa, legislación, recomendaciones de organismos, reglamentos, etc.
  • Patentes: Una patente es un conjunto de derechos exclusivos concedidos por un Estado a un inventor o a su cesionario, por un período limitado de tiempo a cambio de la divulgación de una invención.

Resultado de imagen de biblioteca especializada

La literatura gris

La literatura gris (también denominada como literatura no convencionalliteratura semipublicada o literatura invisible) es cualquier tipo de documento que no se difunde por los canales ordinarios de publicación comercial, y que por tanto plantea problemas de acceso.

Posee las siguientes características:

  1. Su producción es limitada, generalmente son tiradas de pocos ejemplares que no tienen el aspecto de las ediciones tradicionales;
  2. Su contenido, en principio carente de interés divulgativo, pretende dirigirse a un público especializado, suele ofrecer información de último momento y, generalmente, no se ajusta a las normas de control bibliográfico (ISBN, etc.);
  3. Su difusión suele ser limitada, sin publicidad, con una distribución parcial, etc. (son documentos que no se tiene intención de publicar).

Según la definición la Universidad Carlos III de Madrid, se denomina literatura gris al “conjunto de documentos, de muy diversa tipología, que no son editados o que se publican pero distribuyen a través de canales poco convencionales (tesis doctorales, actas de congresos, informes de investigación, memorias, proyectos, patentes, normas, traducciones científicas, etc.), por lo que suelen plantear problemas especiales para conocerlos y localizarlos”.

El término literatura gris surgió a finales del siglo XIX. Su origen hay que buscarlo en la tendencia europea de denominar cualquier tipo de documento. El término ganó popularidad y aceptación en los años ’70, hasta ser comúnmente utilizado en nuestros días.

Sin embargo, con las nuevas tecnologías, la literatura gris tradicional ha sido superada, de manera que “hoy hablamos de documentación gris o de información gris como formas evolucionadas de la literatura no convencional”. Existen fuentes concretas para localizar cada tipo de documento considerado como literatura gris.

Extracto extraído de los cursos y/o temarios de esta Academia

 

 

 

 

 

academia auxiliar de biblioteca

!Fórmate con nosotros! !Consulta nuestros cursos y temarios de oposiciones!