Resultado de imagen de internet

Vamos a desgranar el paso siguiente a cuando el usuario ya ha determinado sus necesidades de información, tanto reales como potenciales para asumir cualquier tarea de aprendizaje o de investigación. Se puede recuperar a través de diferentes herramientas como son las bases de datos, Internet, tesauros, ontologías, mapas… Si se conocen y manejan bien estas herramientas es más fácil obtener una recuperación de calidad…

¿Cómo procedemos a la recuperación de la información? Pues fundamentalmente mediante consultas a una base de datos donde se almacena la información estructurada, mediante un lenguaje de interrogación adecuado.

Es casi obligatorio tener en cuenta una serie de elementos clave que permitirán hacer la búsqueda, determinando un mayor grado de pertinencia y precisión, y estos son:

los índices, palabras clave, tesauros y los fenómenos que se pueden dar en el proceso como son el ruido y silencio documental. Una de las cuestiones que surgen en la búsqueda de información es si lo que recuperamos es “mucho o poco” es decir, dependiendo del tipo de búsqueda se pueden recuperar multitud de documentos o simplemente un número muy reducido. A este fenómeno se denomina Silencio o Ruido documental.

Silencio documental: Son aquellos documentos almacenados en la base de datos pero que no han sido recuperados, debido a que la estrategia de búsqueda ha sido demasiado específica o que las palabras clave utilizadas no son las adecuadas para definir la búsqueda.

Ruido documental: Son aquellos documentos recuperados por el sistema pero que no son relevantes. Esto suele ocurrir cuando la estrategia de búsqueda se ha definido demasiado genérica.

Concepto de sistema de recuperación de información

Proceso donde se accede a una información previamente almacenada, mediante herramientas informáticas que permiten establecer ecuaciones de búsqueda específicas. Dicha información ha debido de ser estructura previamente a su almacenamiento.

Los componentes esenciales son los siguientes:

Documentos estructurados. Es necesario establecer un proceso donde se establezcan herramientas de indización y control terminológico.

Bases de datos donde estén almacenados los documentos. Definir lenguajes de interrogación y operadores que soportará la base de datos y, establecer qué tipo de ecuaciones serán permitidas.

Herramientas de búsqueda.

A continuación exponemos las herramientas que facilitarán la recuperación de la información de una manera eficiente y eficaz. El auxiliar de biblioteca debe conocer y saber utilizar estos elementos para facilitar al usuario los recursos que necesita y favorecer la autonomía del mismo en caso de demandarlo, esto es lo que se denominará alfabetización digital e informacional.

Las herramientas:

1.Bases de datos

Las bases de datos son recursos que recopilan todo tipo de información, para atender las necesidades de un amplio grupo de usuarios. Su tipología es variada y se caracterizan por una alta estructuración y estandarización de la información.

Es el conjunto de informaciones almacenadas en un soporte legible por ordenador y organizadas internamente por registros (formado por todos los campos referidos a una entidad u objeto almacenado) y campos (cada uno de los elementos que componen un registro). Permite recuperar cualquier clase de información: referencias, documentos textuales, imágenes, datos estadísticos, etc.

 

Ejemplos:

 

2.Internet

Buscadores: son herramientas que permiten localizar y recuperar la información almacenada en Internet. El funcionamiento es parecido a las bases de datos, almacenan las páginas con determinadas características (metadatos) y posteriormente tras utilizar unas palabras clave, emiten un listado de las más relevantes.

Ejemplos: Google, Yahoo, Excite, Lycos, Webcrawler, Hotbot.

Directorios: son listas organizadas que nos permite acceder a la información de forma estructurada y jerárquica. Se clasifican en categorías y el usuario enlaza de lo más general a lo más específico, se recomienda para búsquedas donde el usuario no conoce mucho del tema en concreto. De manera genérica son más prácticos los buscadores, pero no quita que los directorios pueden resultar útiles en materias específicas.

Ejemplo: Páginas amarillas, About us, (es el mayor directorio web de internet. Es un proyecto abierto que funciona como una Wiki, de forma algo similar a Wikipedia, pero sin sus limitaciones), Dmoz (Open Directory Project (ODP) más conocido como DMOZ o el directorio de Google, es un proyecto colaborativo en el que editores voluntarios listan y categorizan enlaces a páginas web, inclusive se puede llegar a ser uno de estos editores).

Metabuscadores: Son buscadores, con la cualidad de que no sólo buscan en una única base de datos, sino que al introducir los conceptos de búsqueda hace el barrido en distintas bases de datos, de esta forma la amplitud de resultados es mayor.

Programa para buscar: Copernic (http://www.copernic.com)

3.Lenguajes de indización y control terminológico.

Aquí vamos a encontrar los más usuales que son los índices, las palabras clave y los tesauros, describimos cada uno de ellos:

-Índices: Listado de términos normalizados que representan el contenido de un recurso. Los tenemos de distintos tipos, como son:

  • Índice de materias: términos ordenados según las materias que trata la base de datos, el buscador, etc.
  • Índice alfabético: listado de términos alfabéticamente
  • Índice KWIC: Tipo de índice permutado en el que el contenido temático de una obra se representa mediante palabras clave de su título o de otra fuente de información del documento.
  • Índice KWOC: Tipo de índice permutado que varía en su presentación respecto al índice KWIC, en que las palabras clave aparecen como un encabezamiento en línea separada. Bajo cada encabezamiento aparece la totalidad de los títulos, completos o truncados, que contienen la palabra clave de que se trata.

Palabras clave (Keywords): Término significativo en lenguaje natural que representa el contenido del documento. Es esencial porque acota y precisa la información, pero como es difícil representar el contenido a través de una palabra exacta, lo ideal es utilizar especificadores.

Tesauros: un tesauro es un listado terminológico controlado sobre un área o ámbito de conocimiento que mantiene entre sí relaciones semánticas y genéricas. Su principal característica es que los términos están ordenados jerárquicamente, permitiendo la precisión terminológica en la búsqueda de información.

Se componen de descriptores admitidos o preferentes y de descriptores no admitidos (sinónimos, por ejemplo).

También se caracterizan por tener relaciones entre los términos, bien sean jerárquicas, asociativas o de sinónimos (indicando en este último caso cuál es el admitido).

  • Lenguajes de interrogación y ecuaciones de búsqueda (este punto está desarrollado ampliamente en la unidad didáctica OPAC).
  • Por último y muy interesante bajo nuestro punto de vista, tenemos los conceptos de Navegación y Recuperación de la información. Hoy en día, las búsquedas las hacemos fundamentalmente a través de la navegación, que es el programa que permite consultar y obtener información mediante los sistemas hipertexto.

Pero ¿cuáles son las diferencias entre ambos conceptos? Pues es la forma en la que se obtiene la información. Mientras que en la recuperación de información se obtiene de forma lineal, la navegación tiene la capacidad de obtener información a través del hipertexto. Esto quiere decir que, la adquisición de conocimiento se realiza paulatinamente y dependiendo del interés del usuario se profundiza a través de los nodos de información en una materia u otra.

Y con esto llegamos a lo que denominamos alfabetización digital o informacional que no es otra cosa que formar en actitudes, aptitudes y conocimientos, no para tener mucha información, sino la información de calidad que necesitamos en cada momento y evitar de esta manera la ‘infoxicación’, esa sobrealimentación de información en cualquier contexto, en formatos y soportes muy variados. Porque como dijo Umberto Eco: “Información infinita es igual a cero”.

A través de esta alfabetización se adquirirán competencias en el manejo de la información, para saber buscar, aplicar y comprender la información, lograremos ser así ciudadanos informados y formados para poder tomar decisiones de manera consciente y aplicando el sentido y el pensamiento crítico. A esto se le suma la conciencia cultural, que nos permitirá utilizar la información de manera ética y legal, para conocimiento abierto y compartido, que implica comunicar y compartir esa información de la manera más creativa que podamos, utilizando las herramientas digitales propias para cada caso.

Y una vez conscientes de esto, se forma al usuario a adquirir las suficientes destrezas en el uso de las herramientas digitales, ya que las tecnologías son herramientas, pero solo un medio.

Concluimos en usar la tecnología como medio, ya que el fin es la información que necesitan los ciudadanos.

 

Texto extraído de los temarios de esta academia

 

 

academia auxiliar de biblioteca

!Fórmate con nosotros! !Consulta nuestros cursos y temarios oposiciones!