Imagen: web de FESABID

FESABID, que agrupa a 23 asociaciones y colegios profesionales de bibliotecas, archivos y museos, y el Centro Español de Derechos Reprográficos (CEDRO), asociación que representa a más de 31.000 personas autoras y a 2.730 editoriales de libros, revistas, periódicos y de partituras impresas han abierto una comunicación para iniciar una colaboración con el fin de facilitar el acceso a obras fuera del circuito comercial conservadas en los centros patrimoniales españoles…

Las obras fuera del circuito comercial son materiales no disponibles en los canales comerciales habituales, incluidos los que nunca han sido explotados comercialmente. A menudo nos referimos a este tipo de obras como “descatalogadas”.

Esta colaboración persigue la creación de una hoja de ruta que permita una mejor definición de las Licencias Colectivas Ampliadas (LCA) que otorga CEDRO para que las instituciones culturales puedan reproducir y poner a disposición del público, con fines no comerciales y de manera legal, las obras fuera del circuito comercial existentes en sus fondos.

CEDRO y FESABID pretenden conseguir una gestión que dé seguridad, y un marco legal adecuado tanto para bibliotecas, archivos y museos como para las personas titulares representadas por la entidad de gestión de derechos.

La posibilidad de concluir LCA está prevista en una nueva solución legal en el art. 71 del RDL 24/2021, que transpone en España parte de la Directiva sobre Derechos de Autor en el Mercado Único Digital. Las LCA permiten obtener una autorización para digitalizar y compartir en línea material, aunque la entidad de gestión no represente a cada una de las autoras/autores o editoriales, y así resuelve la dificultad de dar acceso en línea a materiales cuyos derechos son difíciles de obtener. La legislación permite que quien es titular de derechos se oponga al uso del material.

A la primera sesión de trabajo celebrada el 12 de marzo asistieron los miembros del grupo de propiedad intelectual de FESABID que coordina Ciro Llueca, y los representantes de CEDRO Jorge Corrales, Mercedes Morán y Javier Díaz de Olarte. Por parte de la Federación, Carolina Santamarina (MNCARS), Eloísa García (IVAM) y Ariadna Matas (Europeana) han coordinado los preparativos de la sesión de trabajo. 

En la reunión, ambas formaciones compartieron la insatisfacción por la forma en que se incorporó a la legislación española la Directiva Europea de Derechos de Autor en el Mercado Único Digital, pues genera inseguridad jurídica a titulares de derechos y también a instituciones culturales que atesoran sus obras. Tanto el sector de las bibliotecas, archivos y museos como CEDRO han abogado por la búsqueda de soluciones mediante la autorregulación para superar la actual situación. 

Las sesiones de trabajo deben proseguir con aspectos como el cálculo de tarifas, la posibilidad de impulsar un registro de obras fuera del circuito comercial o el análisis de las zonas grises de la legislación, como la representatividad de cierta tipología de obras. 

Así, en la sesión se abordó, por ejemplo, la necesidad de determinar para qué tipos de obras hay entidades representativas en España, y en qué ocasiones se podrán difundir sin necesidad de una licencia, con base en un límite y siempre que no medie oposición de la persona titular de derechos. También se trató que las licencias colectivas ampliadas puedan cubrir el acceso en el resto de la Unión Europea.

Con la futura hoja de ruta se quiere evitar el fallido sistema de obras huérfanas, que desde su reconocimiento legal en 2016 no ha conseguido que ninguna obra sea oficialmente declarada como tal en España.

Además, la reunión sirvió para intercambiar conocimiento sobre la distribución de la remuneración que CEDRO facilita a autores/as, creadores/ras y editoriales españolas. Cada año, la entidad de gestión de derechos incorpora a 1.800 nuevos titulares, hasta conseguir una distribución económica que en conceptos como la copia privada de libros alcanza hasta los 50.000 escritores, escritoras, traductores y traductoras. Por su parte, FESABID recordó que bibliotecas, archivos y museos contribuyen cada año con más de 3 millones de euros a las entidades de gestión de derechos por conceptos previstos en la Ley de Propiedad Intelectual. 

La sesión arroja un balance muy positivo. En palabras de Jorge Corrales, director de CEDRO, “Es importante establecer grupos de trabajo para lograr soluciones sostenibles que faciliten un acceso más amplio al patrimonio cultural, así como generar las sinergias adecuadas que impulsen su implantación. A mi juicio, es clave para ello informar y explicar a la sociedad los valores asociados al trabajo autoral y editorial, la importancia de la creación y difusión de la cultura escrita y el esfuerzo que se realiza desde las bibliotecas, archivos y museos para todo ello”. Por su parte, Teresa Delgado, secretaria de FESABID y miembro del grupo de propiedad intelectual, afirma que “la autorregulación es el mejor instrumento para el objetivo común de FESABID y CEDRO: que las obras de archivos, museos y bibliotecas sean usadas por parte de la sociedad española, pues generan progreso cultural y científico, y garantizan un mayor reconocimiento a nuestros creadores”. 

Más información:

Infografía de FESABID sobre obras fuera del circuito comercial.

Entrevista a Mercedes Curto: ‘La legislación española debe facilitar el acceso a las obras fuera del circuito comercial’.

academia auxiliar de biblioteca

!Fórmate con nosotros! !Consulta nuestros cursos avalados por la Universidad Antonio de Nebrija y nuestra preparación de oposiciones!