70 Aniversario del Día del Bibliobús en España (28 de enero de 2023)
Imagen extraída de la Web del CCB

Cada 28 de enero celebramos en España el Día del Bibliobús. Un año más, la Asociación de Profesionales de Bibliotecas Móviles (ACLEBIM), promotora del mismo, nos lo recuerda bajo el lema “70 años sin parar de servirte”…

Los inicios no siempre son fáciles, más en una realidad histórica convulsa como la de principios del S.XX en nuestro país. Así nació el primer Bibliobús español en plena Guerra Civil en 1938, el Bibliobús del Frente, un esfuerzo heroico que trágicamente murió con la misma guerra en 1939.

La movilidad inherente a este tipo de servicios bibliotecarios le dota de una falsa volatilidad que aumenta el valor de su permanencia en el tiempo, a la vez que, esta continuidad es fundamental para conseguir resultados óptimos y duraderos; de ahí que siete décadas ininterrumpidas sean un motivo de celebración más que sobrado.

Este Día del Bibliobús de 2023 es un homenaje a cuantos profesionales contribuyeron con su bien hacer a la buena marcha de los servicios bibliotecarios móviles en nuestro país, y a las gentes que se beneficiaron de ellos, y que respondieron con su fidelidad y confianza.

Como servicio público, los Bibliobuses también se ven condicionados por la historia del país, no solo en su funcionamiento, sino también en su gestión, e incluso en su concepción misma. Lo cierto es que no paran desde 1953 en su labor de mitigar las desigualdades, aumentar las opciones de futuro, y mejorar la calidad de vida de muchas personas, las más vulnerables, con los bibliobuses como única opción.

Su primera concepción fue como servicios destinados a los principales núcleos urbanos (1953), que se vio enriquecida con su paso al medio rural en 1971, en coincidencia con el desarrollismo de las ciudades y el comienzo del éxodo masivo desde el campo. La instauración de la democracia condujo a la gestión autonómica de estos servicios, provocando la desaparición de algunas flotas y el fortalecimiento de otras. El final del S.XX se acompañó con la modernización de las principales flotas, mientras que el comienzo del S.XXI trajo una crisis económica más, que ralentizó su evolución durante una década aproximadamente.

Actualmente asistimos esperanzados a fenómenos como el aumento de la visibilidad de los Bibliobuses, el que se hayan convertido en una pieza fundamental en la atención al mundo rural, y al aumento de flotas y al nacimiento de servicios donde no existían.

Las desigualdades de la población siguen presentes, con brechas tan pronunciadas como la digital o la despoblación, con lo que la labor de los bibliobuses es más necesaria que nunca, más teniendo en cuenta el aumento de sus prestaciones, la aplicación de las últimas tecnologías, la consolidación de su inclusión en los sistemas bibliotecarios, y su especialización de funciones.

El lugar de residencia no puede ser motivo de discriminación, ni tampoco el volumen de habitantes, para la llegada de servicios públicos, y nunca los culturales. Los bibliobuses son un claro ejemplo de una solución sostenible a este problema, que, haciendo realidad la universalización de los servicios bibliotecarios, contribuyen a la fidelización poblacional, al refuerzo de la vida social, al empoderamiento de la identidad de nuestras comunidades, y garantizan la igualdad de derechos y oportunidades entre la ciudadanía.

España cuenta con 75 bibliobuses, que atienden a 10.264,707 habitantes, es decir, la cuarta parte de los ciudadanos con servicio de biblioteca pública en España.

Igualmente, de los 5.066 municipios españoles con punto de servicio, 1.958 tienen al Bibliobús como su biblioteca pública.

La provincia española con mayor número de bibliobuses es Madrid con trece, seguida de Barcelona con diez, y de León con seis. Por regiones, la mayor concentración de bibliobuses se da en Castilla y León, con 30, es decir, el 40% del total de España, comunidad autónoma en la que el 54% de la población con servicios bibliotecarios los recibe desde los bibliobuses.

El 53% de los bibliobuses españoles están gestionados por las diputaciones provinciales, el 39% por los gobiernos regionales y el 8% restante por ayuntamientos.

Desde el Consejo de Cooperación Bibliotecaria aplaudimos, como cada año, la labor de cuantos hacen posible este imprescindible servicio bibliotecario desde hace ya 70 años, y agradecemos a ACLEBIM la organización y difusión de la celebración de este día que transmite, en cada edición, renovadas energías para seguir trabajando cada día por los lectores y usuarios de bibliobuses.

Fuente: Web del CCB