Bibliotecario digital

Imagen extraída de la web elbibliotecariodigital.es

En la inauguración de un máster en la Facultad de Ciencias de la Información de la Complutense, decía Alfonso Palomares: “La tecnología lo condiciona todo. Los medios nos invaden. El dinero ya no está en los bancos. La religión ya no está en las iglesias. La fuerza ya no está en los cuarteles. El deporte ya no está en los estadios… Todo está en los medios de comunicación”…

Trasladando estas palabras al tema que nos trata, pensamos que tanto los centros de documentación como las bibliotecas y sus servicios tendrán que adaptar sus espacios y evolucionar en su organización en función a este nuevo concepto de virtualteca donde el bibliotecario se convertirá en ‘ciberdocumentalista’ o ‘cibermediador’ cuyo principal objetivo será el de gestionar la organización de la colección y el usuario (estudiante, investigador, periodista o profesor) en ‘cibernauta’ o ‘cibernómada’ del espacio virtual.

Al igual que se ofrecen nuevos caminos en el tratamiento de colecciones digitales, el papel del bibliotecario también se ve afectado, demandando una modificación y adecuación de las capacidades y habilidades del mismo, actualizando su formación y por tanto adquiriendo nuevas habilidades y capacidades acordes a las nuevas herramientas y posibilidades que ofrecen las mismas. Esto se traduce en que el nuevo bibliotecario se está convirtiendo en “ingeniero del conocimiento” ya que no solo identifica recursos de información de calidad sino que es partícipe en el desarrollo de nuevas formas de comunicación, es decir, trabajan para:

  • Hacer accesible al público los datos de investigación de la comunidad científica.
  • Explotan los recursos de las colecciones especiales, digitalizándolos para ponerlos a disposición de usuarios de todo el mundo.
  • Ayudan a los investigadores a tener un mayor y mejor control de la información.
  • Crear herramientas útiles en forma de cursos para fomentar la formación a distancia.

Las bibliotecas y centros de documentación, en una primera etapa, han ido automatizando sus fondos. Superada esta primera fase, fundamentalmente de catalogación, en las principales instituciones documentales a nivel mundial, se prosigue con la digitalización de los resúmenes, llevando el empeño hasta la digitalización a texto completo, de sus fondos. El conjunto de esta información es lo que constituye ya la ‘ciberteca’ o gran ‘biblioteca virtual’, sin estantes, ni vitrinas, sin paredes, ni sala de lectura, y sin otro soporte material, que el telemático.

Las bibliotecas en general y las bibliotecas digitales en particular son organizaciones de servicios. El concepto de biblioteca digital está cambiando desde un concepto basado en la “colección” a otro que también hace referencia a su organización, personal, servicios, etc.

Por poner un ejemplo, los servicios digitales de las bibliotecas universitarias españolas, ofrecidos de una u otra forma , son muy similares. Existen carencias generalizadas en servicios como el de adquisiciones, guías interactivas, exposiciones virtuales, servicios personalizados de alerta informativa e integración de aplicaciones bibliotecarias y de gestión administrativa. Pero por supuesto se dan casos de bibliotecas que trabajan en la línea marcada por el concepto de desarrollo en paralelo de colecciones y servicios digitales.

Información extraída de los temarios de esta academia

academia auxiliar de biblioteca

!Fórmate con nosotros! !Consulta nuestros cursos y temarios!