Imagen: web de la BNE
 

La Biblioteca Nacional de España ha adquirido e incorporado a sus fondos un ejemplar de gran valor: una primera edición incunable de los Claros varones de Castilla de Fernando de Pulgar, que vio la luz en Toledo en el año 1486 y de la que no se disponía hasta ahora de ninguna copia en España…

Esta edición príncipe fue propiedad de Miguel Artigas, director de la Biblioteca Nacional en los difíciles años inmediatamente anteriores y posteriores a la guerra civil y, gracias a la iniciativa de la familia y a la mediación del investigador Óscar Perea – al que la BNE agradece especialmente la ayuda en esta adquisición -, el que hasta ahora era un pequeño tesoro familiar ya forma parte de la colección de incunables de la Biblioteca Nacional de España. Este ejemplar propiedad de Artigas, adquirido el 29 de enero de 1916, tal como reza una anotación manuscrita del propio bibliotecario en el vuelto de la hoja de guarda inicial, fue el que consultó Jesús Domínguez Bordona para depurar el texto de los Claros varones en su edición de 1923, durante muchos años referente de la obra de Pulgar para todos los estudiosos de la prosa medieval castellana.

De los siete ejemplares de esta obra censados hasta ahora en la base de datos PhiloBiblon, cuatro están en Europa y los tres restantes, en Estados Unidos. En el Viejo Continente disponen de ejemplares la Hunterian Library de la escocesa Universidad de Glasgow; la Biblioteca Nazionale de Roma; la Biblioteca dell’Accademia Nazionale dei Lincei, también en Roma; y el último de más reciente aparición, en la Biblioteca Nacional de Rusia situada en San Petersburgo. En tierras norteamericanas posee dos ejemplares la Hispanic Society de Nueva York y otro más la californiana Huntington Library de San Marino, ciudad cercana a Los Ángeles. Así pues, la BNE es la primera biblioteca española en la que se puede consultar la impresión de 1486.

Un ejemplar único al alcance de todos

El impresor Juan Vázquez, familiar del obispo de Badajoz, Pedro Jiménez de Préjano, imprimió por vez primera dos textos fundamentales del gran cronista y prosista madrileño de raíces toledanas Fernando del Pulgar (autor también de Crónica de los Reyes Católicos): los Claros varones, una galería biográfica de destacados personajes de la época; y las Letras, una selección del intercambio epistolar entre el autor y algunos de sus amigos coetáneos que ya había impreso un año antes en Burgos el alemán Fadrique de Basilea, junto a otro famoso texto de Pulgar: la glosa a las polémicas Coplas de Mingo Revulgo.

La BNE ya contaba entre sus fondos con un manuscrito del siglo XV (MSS/20272/12) de los Claros varones de Castilla, antaño conservado en la Biblioteca del Museo de Santa Cruz de Toledo, considerado como el que sirvió de prueba de imprenta para la impresión de 1486. Al añadir ahora también un ejemplar del impreso de 1486, la Biblioteca Nacional de España se convierte en el lugar más adecuado para estudiar los pormenores de la tradición textual de la obra cumbre de Pulgar.

Este incunable es una copia en buen estado, dentro de los estándares de este tipo de obras, impresas hace más de cinco siglos. Cuenta con algunas manchas de humedad y ciertos desperfectos debidos a la carcoma, pero que en ningún caso supone desaparición de texto. Salvo algunas pérdidas de folios (el cuaderno d se ha perdido por completo, además de algunos folios del cuaderno f), es de los pocos ejemplares que ha conservado los dos folios iniciales, con el índice de las dos obras, Claros varones de Castilla y Letras.

Además, la copia Artigas de la BNE cuenta con una portada manuscrita, con el título Claros varones de España, tal como más tarde figuraría en otros impresos posteriores, a veces como Claros varones d’Spaña.

El ejemplar se encuentra disponible en el catálogo general de la BNE y digitalizado en la Biblioteca Digital Hispánica, en este enlace.

 

 

academia auxiliar de biblioteca

!Fórmate con nosotros! !Consulta nuestros cursos avalados por la Universidad Antonio de Nebrija y nuestra preparación de oposiciones!