Resultado de imagen de bibliotecas universitarias

Imagen extraída de la web de la UAB

La biblioteca universitaria se divide en varios núcleos bibliotecarios. Surge paralelamente al desarrollo de la propia universidad. Conforme se van creando nuevos centros y departamentos, es imposible de gestionar y mantener un único punto bibliotecario, por lo que se multiplican también los centros bibliotecarios. En las bibliotecas españolas este es el modelo que predomina, el también denominado “modelo de biblioteca múltiple”.

Dentro de este modelo distinguimos tres tipos de centros bibliotecarios que más adelante detallaremos:
  • Biblioteca general.
  • Biblioteca de facultad.
  • Biblioteca de departamento

Dentro del modelo de biblioteca múltiple encontramos dos submodelos diferenciados:

  • Modelo no coordinado: Cada biblioteca tiene su propia organización y sólo se centralizan algunos trabajos técnicos (catalogación, clasificación…) Hay que reseñar que este modelo no es del todo adecuado según los autores de este manual pues resulta un paso atrás en la cooperación bibliotecaria y se realiza una acción de fragmentación bibliotecaria poco deseada.
  • Modelo coordinado: En este modelo hay una cabeza de sistema, una biblioteca con rango administrativo superior que coordina el sistema. Existirá centralización en los aspectos financieros, técnicos y administrativos, pero no en los fondos, ya que cada biblioteca albergará sus propios fondos y cierta, bastante, independencia en muchos aspectos.

Veamos ahora, uno a uno, los tres tipos de biblioteca (no en cuanto a la forma de organización, sino en cuanto a los tipos de bibliotecas físicas) que alberga una Biblioteca Universitaria:

Biblioteca general:

Esta biblioteca será el centro neurálgico del sistema; entre sus funciones más destacadas están:

  • Centralizar los fondos de uso común como los Fondos antiguos y valiosos, los documentos de depósito, las obras de referencia generales, las colecciones de revistas generales, las colecciones de obras modernas de uso general.
  • Elaborar el catálogo colectivo del sistema de bibliotecas existente.
  • Centralizar los trabajos técnicos
  • Adquisición
  • Tratamiento técnico de los fondos
  • Reproducción de algunos documentos
  • Encuadernación
  • Conservación y restauración
  • Relaciones con otras bibliotecas
  • Relaciones Institucionales

La Biblioteca Universitaria ha llevado a cabo una centralización de la gestión, propiciada por la automatización. Esta automatización se usa sobre todo en los procesos técnicos y se realiza desde los servicios centrales: Coordinar todas las adquisiciones (a nivel presupuestario, luego las bibliotecas de facultad tienen autonomía en este sentido); gestionar las publicaciones periódicas; coordinar el proceso técnico (catalogación, clasificación, unificación de encabezamientos, catalogación retrospectiva…)

Habría que añadir que en el proceso de centralización hay que tener en cuenta:

  • No perder al centralizar los fondos la accesibilidad de los usuarios a dichos fondos como ya hemos dicho.
  • Los fondos no se alejarán demasiado de los usuarios

Bibliotecas de facultad

Estas bibliotecas están en el medio entre las bibliotecas generales y las bibliotecas de departamento. Sus obligaciones y normas vienen determinadas por los estatutos y leyes de cada centro. Su complejidad variará en función de las bibliotecas de departamento que alberguen. Los fondos que contienen suelen ser todos los necesarios para alumnos y profesores de las asignaturas impartidas en la facultad, además de una colección de referencia básica, tesis, tesis publicadas, trabajos fin de master, folletos, etc. Siempre, claro está, relacionados todos estos documentos con la carrera / grado impartida por la facultad.

Los bibliotecarios/as que atienden estas bibliotecas de facultad son bibliotecarios profesionales, normalmente auxiliares y técnicos auxiliares en el mostrador de cara al público y ayudantes y facultativos ejerciendo labores de análisis documental y/o dirección.

Un ejemplo de este tipo de bibliotecas lo podemos ver en la Universidad Politécnica de Madid (UPM) con todas sus bibliotecas, o las bibliotecas de la Universidad de Salamanca (USAL) por citar algunas de las importantes.

Bibliotecas de departamento

Están, a fecha julio de 2018, llamadas a desaparecer poco a poco. Son bibliotecas especializadas según el tema del que traten, suelen ser bibliotecas pequeñas dedicadas a una materia. Pertenecen a una facultad. Cada facultad divide sus contenidos en grandes áreas temáticas que recogen los diversos departamentos, a los que están adscritos profesores, investigadores, becarios, estudiantes de tercer ciclo, etc. Sus características principales son:

  • Suelen estar atendidas por personal que no es bibliotecario profesional (profesores, estudiantes, etc.)
  • No suelen ser accesibles para los alumnos, sólo para el personal del departamento o personal de tercer ciclo, investigadores y profesores, es lo más normal.
  • Las obras que contienen estas bibliotecas han sido elegidas por los profesores titulares de estos departamentos.
  • Se trata de literatura de calidad y actual.
  • Tienen condiciones de préstamo diferentes y particulares

Dicho esto, podríamos enumerar como inconvenientes de las bibliotecas de departamento:

  • Dificultad de acceso a ellas para los alumnos.
  • Al ser su fondo muy especializado, no disponen de una buena colección de referencia general.
  • No están atendidas por bibliotecarios profesionales

Y como ventajas:

  • Están más cerca de las bibliotecas especializadas que de las universitarias con las ventajas que ello conlleva.
  • Colección más fácilmente controlable al ser más especializada y más corta en número.

 

 

Texto extraído del tema “Bibliotecas Universitarias” del temario general para auxiliares de biblioteca de esta academia

 

 

academia auxiliar de biblioteca

!Fórmate con nosotros! !Consulta nuestros cursos y temarios!